Un muñeco.

Estaba ordenando sus juguetes cuando lo vi. Desencajaba entre todas las frutas plásticas, los lápices y los rompecabezas de princesas.
A primera vista me pareció un muñeco vudú, era algo pagano entre la luz; un pequeño  hombrecito-llavero, de algodón negro,  aprisionado en una maraña de hilos rojos, con pequeños ojos brillantes y carente de boca. Aquel pequeño muñeco que hoy cuelga de mis laves, me pregunto ¿qué hacía entre sus juguetes?  



El texto que acabas de leer es parte de una resolución de año en la que me propongo escribir textos gracias a los disparadores del libro "642 things to write about" ¿Querés saber más? En ésta entrada te cuento.

Comentarios