Tomate un segundo.

En un segundo
el mundo se puede ir
oscurecerse o florecer
fluir o dejar de existir.

En un segundo se puede mentir
se puede gritar, callar, morir
o venir o saltar o reír
en un flujo de momentos.

En un segundo no se puede decidir
ni opinar, ni juzgar, ni exigir
sólo vivir
sin asir el tiempo.

Comentarios