Estruendo

Ahora sostengo
los pedazos astillados
del vaso azul
que tumbé de la mesa.

En un momento
etéreo
sentí como mis dedos
lo sentenciaban

Supe sin mirar
lo que iba a suceder
y el estruendo
me volvió a la realidad.

El texto que acabas de leer es parte de una resolución de año en la que me propongo escribir textos gracias a los disparadores del libro "642 things to write about" ¿Querés saber más? En ésta entrada te cuento.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.